La Cosmética del Mar

Aprovechar los recursos de la naturaleza del mar para proporcionar una cosmética de calidad

¿La belleza influye en el trabajo?

| 0 Comentarios

Los cánones de belleza han ido cambiando a lo largo del tiempo y como en todas las épocas han afectado a diferentes ámbitos de la vida. ¿Te has preguntado alguna vez si tu belleza influye en las relaciones laborales? Con motivo del Día del Trabajador hacemos memoria del poder de la belleza en el trabajo: ¿cómo te están afectando conceptos y movimientos como el “Lookism”?
Durante el Renacimiento hasta el s. XX la imagen de la belleza era muy diferente de la que marcan los cánones actuales. Se vivían dos escenas muy diferenciadas: por un lado las clases altas, realeza y personas de alta cuna con la piel de todo el cuerpo blanca, casi transparente, en la que se apreciaban las venas azules (de ahí viene lo del término “sangre azul”), con ello demostraban su posición, rango y clase. Para conseguirlo iban siempre con la piel cubierta para evitar el sol y se resguardaban con sombrillas y sombreros, así su piel permanecía intacta y blanca. Incluso utilizaban sustancias muy peligrosas para blanquear su piel que contenían plomo o arsénico, y también llegaban a acentuar más el color de sus venas para que no se dudara de su origen.

Un aspecto muy distinto era el que presentaban las clases bajas y trabajadoras. Normalmente pasaban toda su vida trabajando en el campo y por lo tanto estaban expuestas al sol sin protección. Tener la piel morena por el sol indicaba una clase inferior y pobre. Esta situación cambió cuando en la década de los años 20 la diseñadora de moda y por excelencia Coco Chanel, volviendo de un crucero por el Mediterráneo, se presentó con la piel bronceada por el sol, estupenda y radiante. Fue imitada por sus más devotas admiradoras. Llegó a decir que la palidez extrema era solo para los pobres que trabajaban encerrados día y noche (¡se invirtió la manera de pensar!).

                                           Belleza-mujeres-sigloXVIII                  coco-chanel-belleza

Esto ocurría hace 100 años ¿y ahora en qué situación estamos?

¿La apariencia sigue siendo igual de importante como antes o todavía lo es más?

En los últimos años ha aparecido un término en nuestra sociedad que gira entorno a esta idea: “Lookism” (“aspectismo” podría ser su traducción literal) o vivir de la apariencia. Otra forma de entender el concepto es definiéndolo como aquellos estereotipos positivos o trato preferencial que se les da a las personas físicamente atractivas y con ello la tendencia a que la belleza prevalezca, por encima de otras cualidades, a la hora de conseguir un puesto de trabajo (por ejemplo).

Este término afecta tanto a mujeres como a hombres. Marianne Ponsford editora de la revista Arcadia, nos presenta el estudio de Hamermesh and Biddle el cuál reconoce que las mujeres feas son penalizadas con más fuerza en el mercado laboral (un 5% más que mujeres consideradas atractivas), y los hombres feos tienen un 10% menos de oportunidades que los hombres atractivos. Asimismo, los hombres altos ganan más que los bajitos porque son percibidos como más poderosos e inteligentes. ¿Subjetividad, prejuicios, juicios de valor?

En una encuesta realizada por Newsweek, el 84% de los directivos encuestados creen que algunos jefes dudarían en contratar a un candidato/a competente de edad mayor que la del resto de empleados. En este caso, la edad también entra en el juego, ya que las personas de edad más avanzada en muchos casos son discriminadas: está claro que la asociación belleza y juventud sigue existiendo.

El prejuicio por el aspecto físico sigue imperando muchas relaciones sociales y laborales, las personas atractivas tienen de dos a cinco veces más probabilidades de ser contratadas, según el ensayo, La apariencia lo es todo de Steven Jeffes.

Los cánones de belleza que predominan en la actualidad suelen ser, en muchas ocasiones, bastante restrictivos y rígidos. Por ejemplo, en según qué tipo de trabajos la obesidad o la discapacidad física pueden ser factores de discriminación, aunque la persona pueda realizar perfectamente las tareas encomendadas. Y por el contrario, nos encontramos con ejemplos boutiques de cierto standing que buscan en su personal de tienda auténticas o auténticos modelos para ofrecer la imagen que de la marca, aunque no tengan la experiencia ni conocimientos necesarios.

lookism-discriminacion-femenina

Es por esto que en muchos países no se recomienda adjuntar fotografía en el Curriculum Vitae, a fin de evitar posibles discriminaciones. Curiosamente, según revela un estudio realizado por la Universidad Ben-Gurión del Néguev, en Israel, las mujeres atractivas tienen entre un 20-30% menos de posibilidades de ser contratadas, sobre todo cuando la persona que las examina de recursos humanos es también una mujer.

Está claro que la belleza sí que importa e influye en nuestra sociedad y también lo hace directamente en el entorno laboral. Pero sería interesante y necesario que no fuera lo más importante a la hora de conseguir un empleo o ascender dentro de una empresa, en definitiva, los conocimientos, experiencia, competencias y habilidades de la persona candidata deberían prevalecer por encima de todo.

Desde Premier, creemos que lo importante es poder cultivar tu belleza interior para brillar aún más de cara a los demás.

¿Y tú también crees que la belleza lo es todo para triunfar en la vida como en el trabajo?

Compártelo por...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.



*

hogan outlet online scarpe hogan outlet nike tn pas cher tn pas cher nike tn 2017 nike tn pas cher air max pas cher air max pas cher air max pas cher air max pas cher air max pas cher scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet chaussures louboutin pas cher chaussures louboutin pas cher chaussures louboutin pas cher chaussures louboutin pas cher chaussures louboutin pas cher chaussures louboutin pas cher